Sensualidad negra

Por la calle del Pozo
ya viene la negra,
por la calle del Pozo
a buscar agua fresca.

La negra Catana,
la negra más linda,
a quien todas las negras
y más de una blanca
le tienen envidia.
Hay que ver en sus ojos
la luz cómo brilla,
su cuerpo de junco
cuando ella camina.

Su vegetal cintura
de gaita ceceña
la lata del agua
¡cómo la quiebra!

Los ardientes bogas
dicen cuando pasa
palabras tremendas :

-Compadre, míre el pie
¡cómo arrastra la chancleta!

-¡cómo levanta el talón!
-¡los pechoos cómo le tiemblan!

-¡reparte en el movimiento
de bullerengue que lleva!

-Ay, negra, yo así me caso
corriendo, por la iglesia!

-¡Me llamo Quico Covatilla,
me tienes el corazon hecho un tiesto de cocina!

La negra Catana
sonríe con su isa
de cascabel de plata
que tanto le envidian.

                    Jorge Artel

En el poema se describe a la negra Catana. Escribe un breve texto descriptivo de carácter
literario de esta bella mujer.

La mujer tiene un cuerpo estirilizado que se mueve con ritmo al caminar, con unas caderas flexibles y unos buenos pechos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada